Perforaciones

LAS PERFORACIONES

Historia

¿Qué es la perforación del cuerpo y qué puedes esperar?

Una perforación del cuerpo es exactamente eso: una perforación o un pinchazo realizado en tu cuerpo con una aguja. Después, se coloca una alhaja en la perforación. Las partes del cuerpo que se perforan con más frecuencia son las orejas, las fosas nasales y el ombligo.

Si la persona que realiza la perforación proporciona un ambiente seguro, limpio y profesional, debes esperar lo siguiente de una perforación en tu cuerpo:

  • La zona que elegiste perforar (salvo la lengua) se limpia con un jabón germicida (un jabón que mata bacterias y microorganismos que provocan enfermedades).
  • Después, se perfora tu piel con una aguja limpia muy afilada.
  • La alhaja, que ya fue esterilizada, se coloca en esa zona.
  • La persona que realiza la perforación desecha la aguja en un recipiente especial para que no existan riesgos de que otra persona entre en contacto con la aguja o la sangre.
  • Se limpia la zona perforada.
  • La persona que llevó a cabo la perforación verifica y ajusta la alhaja.
  • La persona que realiza la perforación te da instrucciones sobre cómo asegurarte de que la nueva perforación se cure correctamente y qué hacer si surge algún inconveniente.


Antes de perforarte

Si estás pensando en hacerte una perforación, primero investiga. Si tienes menos de 18 años, algunos lugares te exigirán el consentimiento de tus padres para realizarte una perforación en el cuerpo. Es una buena idea saber cuáles son los riesgos y de qué manera te puedes proteger de las infecciones y otras complicaciones.

Algunos lugares del cuerpo pueden provocar más problemas que otros; una complicación común de las perforaciones en la nariz y la boca son las infecciones, ya que en esas zonas viven millones de bacterias. Con el paso del tiempo, las perforaciones en la lengua pueden dañar los dientes. Y las perforaciones en la lengua, las mejillas y los labios pueden traerte problemas con las encías.

Los estudios han demostrado que la gente con ciertos tipos de enfermedades cardíacas puede presentar un mayor riesgo de desarrollar una infección cardíaca después de una perforación en el cuerpo. Si tienes un problema de salud, como alergias, diabetes, afecciones de la piel, una enfermedad que afecta tu sistema inmune o infecciones (o si estás embarazada), pregúntale a tu médico si debes preocuparte especialmente por algo o si tienes que tomar algún tipo de precaución. Además, no es buena idea que te hagas una perforación si tienes tendencia a formar queloides (un crecimiento excesivo de tejido cicatrizal en el área de la herida).

Si decides perforar tu cuerpo:

  • Asegúrate de estar al día con todas tus vacunas (en especial, con las de hepatitis B y tétanos).
  • Planifica dónde recibirás atención médica si tu perforación se infecta (las señales de infección incluyen enrojecimiento/sensibilidad excesivos alrededor de la zona perforada; sangrado prolongado, pus, o cambios en el color de la piel en la zona de la perforación).

Además, si vas a perforar tu lengua o tu boca, asegúrate de que tus dientes y encías estén sanos.

Lugar y la limpieza

Riesgos

Fotos